Una piedra de coronación en una presa es realmente algo que no se suele recibir como encargo en el trabajo habitual del taller.

Se trata de algo singular que, en octubre de 2017, tuvimos el gusto de llevar a cabo a demanda de unos antiguos compañeros de trabajo.

La localización de la obra se situaba en el pantano de Buseo, en el municipio de Chera, en la zona de Requena (Valencia).

Este embalse se construyó a principios del siglo XX y se trata de una presa de gravedad compuesta de hormigón y piedra.

La masa principal la compone el hormigón y en la zona superior, las caras laterales están formadas por piedra de cantería coronando la obra a ambos lados de la pared.

Puesto que tenían que llevar a cabo un conjunto de reparaciones, se decidió que se incluiría una piedra de coronación de la cara aguas abajo de la presa, puesto que había desaparecido de su ubicación original.

Hicimos pues una primera visita para tomar medidas, hacer una plantilla del perfil transversal y ver el tipo de piedra más adecuada para el trabajo.

En cuanto al tipo de piedra se decidió que se utilizaría la piedra de Ulldecona, tan compacta como la originalmente utilizada y de tono similar, aunque un poco más crema.

La pieza a elaborar se especificó como una piedra en crema cenia de 90 x 45 x 24 cm de altura máxima.

Debía tener además un recorte inferior para amoldarse a la forma del lecho y talla a dos aguas en la parte superior, con abujardado en todas las caras vistas.

En el recorte inferior también había que vaciar la zona de alojamiento de las barras metálicas de la barandilla (que cerraban el hueco entre las piedras).

Un reto para la colocación supuso el hecho de que no había acceso con camión. Por tanto hubo que trasladar la pieza con un tractor hasta su lugar y colocarla con la ayuda de una grúa de taller plegable y varias personas.