La labor de los canteros en restauración es, sin duda, de gran importancia…

Los canteros formamos un colectivo que, siendo reducido, hemos tenido mucho peso en el desarrollo de las sociedades occidentales (y otras) a lo largo de la historia.

Agrupados en gremios, los canteros desarrollaron su trabajo en las obras más importantes que se acometieron por todas partes.

Tanto en ciudades como en zonas rurales se construyeron castillos, monasterios, iglesias, catedrales, palacios, casas señoriales, fortalezas… O cualquier otro tipo de construcción donde se empleaba la piedra masivamente.

La forma de trabajar en el pasado era diferente a la de hoy.  Aparte de que solamente se contaba con herramienta manual, los talleres se establecían a pie de obra.

De las canteras se traían las piedras en bruto o previamente trabajadas utilizando carros de tracción animal. Además, entre zonas distantes, también se utilizó el barco en muchas ocasiones para este tipo de transporte.

Existen ejemplos de este tipo de transporte como el que realizaban los egipcios recorriendo el Nilo, o en el Mediterráneo, en el transporte de bloques desde la zona de Carrara hasta la Península Ibérica y muchos otros lugares, desde Gerona a la ciudad de Valencia, etc.

Otro aspecto muy diferente era los medios de elevación utilizados en las obras, basados antiguamente en estructuras de madera que, mediante sistemas de poleas y tracción animal o humana, eran capaces de mover las piedras hasta su lugar de colocación.

En la actualidad, aunque de forma mucho más discreta, seguimos ejerciendo la labor de cantería en algunas zonas más que en otras en construcción de nueva planta.

CANTEROS EN RESTAURACIÓN

Pero sobre todo, donde se requiere el trabajo de los canteros es en las obras de restauración de construcciones antiguas.canteros en restauración de arco

Este tipo de trabajos proporciona siempre gran satisfacción por poder practicar la cantería en un entorno de tanta historia y poder ver cómo se recupera parte de su antiguo esplendor.

Ojalá que la sensibilidad de la sociedad por recuperar cada vez más este patrimonio crezca y así podamos disfrutar de aquello que tanto trabajo costó a nuestros antepasados.