El Arte de la Cantería ha estado presente en todas las civilizaciones que se han desarrollado a lo largo de la historia.

La Cantería ha constituido un elemento muy importante en el desarrollo de las sociedades y, a la vez, este desarrollo suponía un ambiente propicio para la mejora de la cantería.

Desgraciadamente, con la llegada de la modernidad, la impetuosa búsqueda de nuevas estéticas y la aparición de multitud de nuevos materiales empleados en construcción supuso un declive muy veloz del arte de la cantería.

Pues bien, como excelente manera de poner en valor este mundo, se celebró en Salamanca el II Congreso de Arte de la Cantería, en la semana del 27 de junio al 1 de julio de este año 2022.

Torregris tuvo la suerte de asistir al Congreso y al Taller de Cantería y pudo disfrutar de multitud de aprendizajes teóricos, visitas y puesta en práctica de métodos de talla usados ya en épocas pretéritas.

El Congreso pivotaba alrededor del fabuloso mundo de las escaleras de caracol, aunque fueron mucho más amplios los temas que allí se trataron.

Por las mañanas, en la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Salamanca tuvieron lugar las interesantes conferencias y comunicaciones a cargo de arquitectos e historiadores del arte.

Resaltar que el segundo día por la mañana se visitaron las canteras de Villamayor, importante localidad de donde se nutría de piedra la capital salmantina.

Allí nos mostraron cómo era el trabajo de extracción de la piedra en el pasado y cómo se trabajaban los bloques una vez cortados. Fueron verdaderamente didácticas las enseñanzas de un cantero experimentado vecino de la localidad.

Por las tardes (y viernes por la mañana) nos reuníamos en el taller de cantería de la Escuela de Arte y Conservación y Restauración de Bienes Culturales.

El reto de estos días supuso elaborar un tramo de escalera de caracol de Mallorca, uno de los trabajos de talla con mayor dificultad en cantería.

Estos tipos de escalera discurren de forma helicoidal, dejando un hueco en su interior, circular en planta. Con este tipo se gana en espacio y en luz, que puede así penetrar por el hueco central.