Una chimenea es un elemento que forma parte de gran parte de las casas de todo el mundo. Tanto en ambientes cálidos como fríos, húmedos y secos siempre tiene su utilidad.

La chimenea puede usarse para cocinar, como fuente de calor para la estancia donde está ubicada (y otras cercanas), o simplemente como elemento decorativo sin las utilidades descritas.

Cuando se utiliza, lo normal es tener su fuego interior de leña, aunque ahora puede ser virtual (iluminado e incluso con pantalla con imagen).

También, en el caso más habitual en que sí que exista el fuego, este puede estar directamente en el espacio que le corresponde o con una chimenea metálica interior.

En el caso que mostramos hoy, fue en verano del año 2019 en que un particular nos requirió para que elaborásemos una chimenea muy sencilla, similar a unas imágenes que nos envió.

Se trataba concretamente de un frontal que tendría un uso puramente decorativo y que se montaría en una vivienda del centro de Valencia (Calle del Mar).

Este frontal de chimenea estaba formado por tres piezas de piedra caliza blanca (Capri) de excelente calidad. Dos apoyos verticales y un dintel horizontal.

Los apoyos verticales eran rectos en la mayor parte de su longitud, y tenían salientes curvos arriba y abajo para ampliar la superficie de apoyo. Tenían una longitud de 90 cm y una anchura de 12 cm.

La pieza horizontal tenía una longitud total de 110 cm, una anchura de 18 cm y un espesor de 12 cm. Estaba moldurada en el frontal y los laterales, con un pinto de 2 cm en la parte superior.

Todas las piezas se cortaron y tallaron en el taller de Torregris, lijando y dando un acabado apomazado en todas las superficies vistas.

Finalmente, las piezas de la chimenea se transportaron a la vivienda del cliente, depositándolas en el lugar listas para su sencillo montaje.